¿Hay que salirse de las redes sociales?